En Sasaima, Cundinamarca, se reunieron las organizaciones sociales que trabajan por el desarrollo integral de sus localidades, articuladas en la gestión de la llamada Agenda por el Desarrollo Territorial Bosa - Kennedy. La mejor forma de conocer este encuentro es a través de la crónica de uno de sus participantes.

NUESTRA SIEMBRA, NUESTRA COSECHA
O un homenaje a partir de una modesta crónica

Sasaima, 28 de abril de 2018

Cuatro de la mañana, un ruido estrepitoso de un antiguo y desvencijado radio reloj retumba en la cabeza. Quedo sentado en la cama cual zombi, ojos brotados que tratan de salir de sus orbitas, corazón a mil por segundo, un leve sudor frio que recorre la espalda al tiempo que un juramento lucha por salir por la boca, lográndolo retener al borde de los labios mientras que un manotazo apaga bruscamente una emisora mal sintonizada con alto contenido de estática que deja escuchar alguna que otra palabra de un locutor, de una tal mi Bosa estéreo; reacciono cual autómata, sin saber aún qué pasa; me levanto, con la imagen de un paseo imperfecto, pues no es más que una salida a un lugar bacano pero donde hay es que trabajar, dos días, con gente aún mas bacana, la de la agenda por el desarrollo territorial Bosa-Kennedy.

A duras penas logro levantarme y para completar mi estado de indefensión y aturdimiento, un helado chorro de agua que sale de la ducha me taladra la cabeza y termina por despertarme finalmente. Después de mis abluciones matinales, logro alistarme y salir a la cita que debo cumplir puntualmente a las seis de la mañana en Bosa, para coordinar el despacho de los buses que nos han de conducir al centro de retiros Las Mercedes en Sasaima, donde tendrá lugar este nuevo encuentro.

La gente ha cumplido a cabalidad, ha sido puntual con su asistencia a la cita en cada uno de los puntos acordados, desafortunadamente el transporte no. 6:15, llega uno de los buses, inmediatamente lo logro despachar con cerca de 16 bosunos, debe irse rápido a recoger a los de Kennedy, que están esperando ansiosos por salir a camellar; en 15 minutos saldremos nosotros; sin embargo el tiempo pasa y como que nos vamos poniendo viejos, el otro bus no llega y las excusas de su tardanza varían de acuerdo al interlocutor, pues según el jefe, el problema era por tráfico y en versión del mismo conductor, eran líos personales. Finalmente llega pasadas las 7 y salimos. La piedra no se disimula, hubiese podido dormir otro poquito más, pero ni modo, así es la vida. A lo largo del camino recogemos ocho personas más que estaban esperándonos muy puntuales, o al menos eso dicen ellos.

Entre trancones, retenes por mantenimiento vial y paradas para que las damas se puedan empolvar la nariz, arribamos con algo más de una hora de atraso; entre fraternales saludos con los madrugadores, los que llegaron a tiempo y nosotros, iniciamos labores. Bienvenida, reglas del juego, agenda, recomendaciones, expectativas y arrancamos.

Sasaima

Los integrantes de las organizaciones sociales a través de metodologías innovadoras identifican a 2022 qué acciones le aportan al logro de los resultados de la Agenda por el desarrollo territorial Bosa-Kennedy.

Lo primero, la metodología del primer punto, dizque una carrera de observación, pero sin carros, si acaso un paseo o una caminata de observación, conformación de grupos, bautizo de los mismos, y… arranca la carrera; más de uno perdido, los lagos de los peces se les antoja una piscina de antaño, es necesario orientarlos, hacerlos leer y releer las pistas con las claves de las instrucciones, por fin captan el mensaje; de cuatro grupos llegaron tres a mi estación, creo que uno se perdió definitivamente, nadie sabe qué pasó con ellos ¿sería que encontraron un triángulo de las Bermudas? Con los grupos que sí llegaron se ve de todo como en botica frente a las compresiones de lo que es la Agenda, sin embargo, sorprende que al leer las enredadas definiciones preparadas por don HH, adrede, si aciertan ¿qué pasó? Que no, que es que allí si se podían analizar todos los elementos y eso ayuda pero… no convencen, hay que trabajarle duro a esto, un tema clave para la agenda de trabajo de los diferentes grupos.

Nuevamente trabajo en grupo, no sin antes almorzar y realizar una dinámica de desperece para ahuyentar la marea alcalina que se cierne sobre todos por el almuerzo, por la madrugada y el maltrato del viaje. Hay que construir un árbol donde se resuma todo el trabajo realizado entre el 2014 y el 2017, cipote empeño, aja, diría un costeño, pero hay que hacerle; construir algo entre los que conocen y los que no. No es empresa fácil, sin embargo, se logra, aportes van y vienen y de paso todo el mundo nivela conocimientos, así sea por lo mínimo. Hasta aquí el ejercicio del primer día, cierre con broche de oro, con integración con baile de cumbia y no sé qué más y a dormir, al menos yo, imagino que otros fueron por la “pola” y por la charla que quedó en punta a lo largo del día, finalmente se evidenció el nocturno tercero de Silva, fue una noche toda llena de perfumes, de murmullos y de música de alas, yo si no di más.

Sasaima

Sasaima

A través de un ejercicio, los integrantes manifestaron qué sentimientos positivos y negativos les genera participar en los procesos de la Agenda por el desarrollo territorial Bosa-Kennedy.

El nuevo día comienza tal y como terminó el anterior, con rumba, dirigida por una de nuestras dinámicas líderes, haciendo ver que más de uno de nosotros está crocante, esta vez el espacio no se llenó de música alas, sino de murmullos de ayes y traqueos.

Comenzando el trabajo del día empezamos por los resultados, por lo que hemos logrado, ahí el tema se nos pone complicado, no sé si es por modestia o por no dimensionar nuestros esfuerzos, por confusión entre lo logrado y lo realizado o las actividades, pero no fue fácil ver que todo el trabajo que se ha realizado ha dado unos grandes resultados, poco a poco se fue evidenciando que el esfuerzo ha dado buenos frutos: vinculación de entidades, de universidades, de nuevas organizaciones y de su accionar; la actuación conjunta entre comunidad; los bosquejos de incidencia; autonomía y empoderamiento sobre los procesos evitando que se conviertan en soportes de la politiquería, visibilización de lo que ha hecho la instancia y las organizaciones, ampliar y fortalecer la base social y la participación, y así, muchos, muchos más.

Segundo acto del día, la explicación magistral de lo que es el proceso de agenda con su componente organizativo para dinamizarlo, a cargo de dos personas, que podríamos decir, como en el día anterior que fueron una nueva expresión de Bosa y Techotiba. Otro aspecto importante, relacionado con la transparencia que tanta falta nos hace, los líderes asumieron la presentación de los retos que se propusieron, y lo que hicieron para cumplirlos, una forma de rendir cuentas frente a sus propios compromisos frente a la agenda; se evidencian algunos descuidos, pues no se ha avanzado, pero de otro lado algunas dificultades para planear, pues faltaron acciones que permitieran cumplir con los propósitos, se prepara un evento pero no se realiza.

El tercer acto del día consistió en revisar resultados y avanzar en la definición de las acciones y responsables de cada dimensión; ahí se evidencia, otra vez, que hay líos con el entendimiento de que es un reto, un línea estratégica, un resultado y una acción; falta también mayor nivel de escucha entre los participantes, por ahí alguien decía una vez: hay que escuchar primero para entender después, y eso aún falta y tal vez algo de respeto por la palabra y lo que se comunica y se está realizando; cada dimensión definió lo que va a realizar, ante eso falta identificar otro tipo de necesidades a cubrir, que implican otras acciones, aquellas relacionadas por ejemplo con lo que decía un gringuito: ser proactivo, comenzar con el fin en la mente, poner primero lo primero y otros cuatro más, pero hay otros temas que será necesario definir como procesos complementarios, uno de los cuales necesariamente está relacionado con temas metodológicos, entender los conceptos de planeación.

Sasaima

Los integrantes de las organizaciones sociales, por dimensiones, aportaron a la revisión y ajustes de los retos a 2022.

Definitivamente descresta la capacidad imaginativa de nuestros compañeros de viaje, vale la pena promoverlas y aprovecharlas como fuente de inspiración, de innovación tan de moda hoy por hoy, esto se vio a todo lo largo del taller, se evidenció capacidad de construir metodologías y/o de mejorarlas, capacidad para construir mensajes, para posicionarlos. Todo esto deja ver las enormes posibilidades que hay en este grupo para construir propuestas de solución a sus propias problemáticas, viéndose además que faltan son recursos, alianzas para ponerlas en marcha.

También es admirable la cantidad de gente nueva que ha llegado al proceso, su interés y ganas por conocer, entender y aportar; de destacar también las ganas de luchar por sus propias convicciones y entendimientos, como se vio en los diferentes grupos a lo largo del trabajo.

Impacta el trabajo articulado comunidad institución, que potencia cualquier intervención siempre y cuando se haga bajo reglas de sinceridad, equidad y mutuo respeto.

Podría hablar de cada uno de los participantes, pero se volvería monótono, algo de nunca acabar y podría ser algo injusto, pues no los conozco a todos suficientemente para hablar de sus aportes y capacidades y al final alguno se me podría escapar hiriendo susceptibilidades.

Al final un agradecimiento infinito por compartir con nosotros este tiempo, por ayudarnos a hacer ver que es posible construir entre todos un mundo mejor, por permitirnos compartir la vida, por festejarla, por buscar que sea una vida bella para todos y no para unos pocos.

Sasaima

Sasaima

¿Cómo se sueñan la Agenda? Cuál es su visión a 2038?: Una construcción colectiva.

Por. Norman René Barajas
Regional Bogotá