Más de 50 habitantes de este pequeño poblado ubicado al norte de Ibagué pintaron sus fachadas para contribuir a la construcción de un nuevo destino turístico para el desarrollo económico y la convivencia.

 

Eran las 8 de la mañana del lunes, Yesenia, Gabriel, Luisa y el equipo de la Corporación LOGENCOL (Logística en Colombia) de El Salado iniciaban labores. En una camioneta ubicaban una a una las canecas de pintura con los colores que Lina, la arquitecta, había definido junto a las más de 25 familias que habitan el casco urbano del corregimiento de San Bernardo, uno de los territorios donde trabaja la Fundación Social y que se encuentra dentro de los lugares que aun conservan en Ibagué el aire de pueblito tradicional tolimense.

 

Fachada San Bernardo1            Fachada San Bernardo4

 

 

Desde hace 6 meses llegó el equipo de la Fundación Social y LOGENCOL con un “sonsonete” que repetía la comunidad de San Bernardo: “que el corregimiento se va a volver turístico” decían unos, “que vamos a pintar entre todos las fachadas para volvernos un pueblito tolimense”, decían otros.

 

Fachada San Bernardo3

 

 

Y bueno, después de muchas reuniones con la arquitecta Lina Guzmán y el equipo de la Fundación Social y LOGENCOL -en las se realizaron actividades como el análisis de la memoria histórica del corregimiento, la arqueología y posteriormente un proceso donde se diseñaron las texturas, colores y trazos en 25 casas con fachadas típicas-, se llegó al gran día de hacer que San Bernardo pinte bien.

 

Fachada San Bernardo2

 

 

Hoy, en una convocatoria sin precedentes para Ibagué llegaron las pinturas, los jeep con la gente y la gente con voluntad y mucha esperanza de entregarle a San Bernardo un nuevo aire que le permita seguir recuperando su fe en la convivencia y el desarrollo.

 

25 fachadas típicas se encuentran en proceso de recuperación; puertas, ventanas, paredes y techos están sufriendo un cambio extremo en el corregimiento y dentro de esas casas, los rostros llenos de orgullo de los dueños de las casas más humildes y las casonas más representativas, todos transpiraban alegría. Tenderos, amas de casa, propietarios de las casas del parque, visitantes y voluntarios, quedaron sorprendidos con esta primera jornada que está haciendo de San Bernardo un nuevo destino turístico, el verdadero pueblito tolimense.

 

La inversión en el proyecto es de 30 millones de pesos recursos que la corporación LOGENCOL en convenio con la Fundación Social, invirtió en su totalidad en la consolidación de un nuevo destino. Es la primera fase del proyecto hacia la creación de destino turístico en el corregimiento.

 

San Bernardo Pinta Bien, es el lema de este proyecto que busca cambiar la cara de un corregimiento que a finales de los noventa e inicios de la década del 2000 fue azotado por grupos armados ilegales y que hoy quiere aprovechar estos buenos tiempos y esperanzas para crecer haciendo de El Salado y San Bernardo, una Tierra de Gente Feliz como reza su Plan de Desarrollo Turístico.