El pasado 21 de octubre, en el Corregimiento de San Fernando de Pasto, los jóvenes del municipio de La Unión, vivieron una experiencia de construcción de convivencia a través del deporte en una estrategia orientada a la promoción de valores humanos, la resolución pacífica de conflictos y la integración de las familias. 

 

El encuentro liderado por la Fundación Comuniquemos su Misericordia y la Fundación Social Regional Nariño, empezó con un diálogo sobre la vida rural dada la procedencia de los 25 participantes todos del municipio de La Unión, de las veredas El Sauce, Chircal, La Fragua, Contadero y Cusillo. Estas zonas, aunque viven a diario sus valores comunales, no escapan a problemáticas como el consumo de drogas, el alcoholismo, la desintegración familiar y el desempleo, que ponen en riesgo el proyecto de vida e ideales de los jóvenes.

 

 

Futbol2         Futbol3

 

 

Más adelante, se adelantó una dinámica sobre el proyecto de vida de los jóvenes, resaltando la capacidad de la juventud como artífice de sus propios sueños, los cuales, para hacerse realidad deben superar brechas mentales como la baja autoestima e imaginarios que sitúan a esta población como vulnerable. Al final la actividad buscaba cambiar discursos e ideas prefijadas para hacer evidente el rol de los jóvenes como protagonistas, voceros y líderes.

 

El fútbol, como deporte integra a la juventud con sus familias, pero también es un espacio para la formación humanística de cada jugador, por ello la metodología de la escuela de fútbol se ha orientado al trabajo con valores, cada entrenamiento y partido propicia un ambiente de reflexión del yo consigo mismo, con la espiritualidad, y con el relacionamiento con la realidad desde la ética, y los valores como el respeto y la solidaridad.

 

 

Futbol1

 

 

Por lo anterior, el encuentro culminó en la cancha, espacio donde el juego escenifica la vida, así lo expresó el Padre Manuel Ordoñez, director de la Fundación Comuniquemos su Misericordia, quien invita a pensar en el deporte y en otros espacios artísticos y culturales como puentes para la formación integral. Desde estas áreas vemos a personas actuando con otros y poniendo en práctica los valores humanos.  Los ganadores del partido de fútbol fueron los venteños, sin embargo, la ganancia va más allá de los goles realizados, se identifica en la motivación que los jóvenes llevan a sus veredas, experiencia y conocimientos que fomentan su participación en el territorio.